Recuerdos...

Es increible la capacidad de recordar de los humanos, cuanto será la capacidad de nuestra memoria, en términos medibles, porque no solo recordamos imágenes, sino porciones de videos de nuestra infancia, de la adolescencia, de toda nuestra vida, sonidos, y hasta olores.
Recuerdo el olor a la mezcla para paqueques cuando mi mamá los preparaba, recuerdo el sonido del tenedor, cuando batía huevo para preparar envueltos, recuerdo el sabor a la mezcla para pastel cruda, cuando yo me ofrecia de voluntaria a lavar los recipientes que utilizaba cuando decidia hornear.
En mi familia siempre nos ha gustado tomar muchas fotografías, hay fotos casi por cualquier ocasión; también hubo momentos en que no tuvimos cámara, y son espacios en que no tenemos prácticamente ninguna fotografía. La conservación del material fotográfico es importante, pero creo que lo mas importante es atesorar esos recuerdos en nuestra memoria y nuestro corazón, porque puede suceder que por diferentes circunstancias perdamos nuestras fotografías, nuestros videos, o cualquier otra prueba tangible de los recuerdos que tenemos, pero lo que no deberiamos de perder es el recuerdo en nuestro corazón de todos esos gratos momentos.

2 comentarios:

Café (con tostadas) dijo...

además, los recuerdos cambian y crecen con nosotros, las fotos no!

Los olores, sabores y sonidos de la infancia son algo increíble. Cuando parece que ya los olvidamos algo los trae otra vez a la conciencia... es que siempre están ahí, latentes.

Me encantó recordar!

Ceci dijo...

Cafe,
Tienes razón, justo eso es lo que sucede, cuando creemos que los hemos olvidado, algo nos lo recuerda.

Dicen que recordar es volver a vivir. ¡Que bien que te encantó recordar!

Gracias por pasar.