Cada día tiene sus propios retos.

Es increíble lo rápido que sentimos que pasa el tiempo con el pasar de los años, y como olvidamos a veces que cada día tiene sus propios retos. Creo que la época de mayor aprendizaje la olvidamos, y a veces ahora de adultos nos desesperamos cuando estamos frente a nuevos retos y las cosas no salen a la velocidad que deseamos. Cada día que veo a mi sobrina, trato de recordar eso “Cada día tiene sus propios retos, y sus propias metas”, ella aprende rápido, recuerdo el día que aprendió a subirse al sillón, estuvo intentando e intentando hasta que lo logró, y por supuesto también tenía que aprender a bajar, porque de lo contrario nos podemos lastimar en las bajadas controladas.

Hace unos días también me contó que ya puede quitarse y ponerse solita los zapatos, y ella estaba muy contenta de poder hacerlo sola; cada cosa que ha logrado hacer solita se la celebramos, siempre le decimos ¡Bien Lucy, Bravo!, y ella se da cuenta de ello y lo disfruta, tal vez esa es una de las cosas que la motiva a esforzarse cada día para seguir aprendiendo a vivir. Luego de ver cada día las cosas nuevas que aprende, me quedo pensando, ¿y yo que cosas nuevas aprendí hoy?, y lo que aprendí antes, lo he seguido practicando para hacerlo cada vez mejor? Aunque en el trabajo no se acostumbre a estar felicitando a las personas, cada uno debe encontrar su manera de auto motivarse para que las cosas que hagamos cada día las hagamos de la mejor manera posible, al terminar el día a veces me pregunto ¿hice algo para que yo solita me pueda decir ¡Bien Ceci!? Afortunadamente creo que muchos días si, otros tal vez no tanto, pero en general puedo decir que ¡vamos bien!

2 comentarios:

H. dijo...

Hola Ceci!

Que bueno que puedes verlo cerca cómo crecen tus sobrinos y ellos te dan lecciones aunque sean pequeñas cosas. Espero que tengas más tiempo para pasar con ellos porque es muy seguro que algún día ellos tendrán buen recuerdo de ti.

Te envidio mucho ya que estoy tan lejos de mis sobrinos.

Saludos.

Ceci dijo...

H.
Gracias, que bonitas palabras. Realmente si es una gran dicha poder estar cerca de mis sobrinas.

En tu caso, sé que aunque no es lo mismo, con las ventajas de comunicaciones que tenemos ahora con Intenet, de una u otra manera podrás estar cerca de ellos también :)
Saludos, y un abrazo!